¿Qué partes de nuestro vehículo debemos revisar antes de viajar en vacaciones?

En época veraniega los desplazamientos se multiplican por lo que los controles sobre nuestro vehículo son más importante si cabe. Desde Tartiere Auto queremos hacerle una serie de recomendaciones para que las tenga en cuenta antes de iniciar la ruta.

revisión antes de las vacaciones

¿Qué tengo que revisar antes de salir?

Lo primero que debemos tener en cuenta son la subida de las temperaturas. En Asturias, afortunadamente, disfrutamos de un aumento moderado que puede llegar a ser extremo en otras regiones a las que nos desplacemos en nuestro coche.

Si a ese calor añadimos los largos trayectos propios de esta época del año podríamos tener un problema si no hemos revisado antes nuestro aire acondicionado. Las altas temperaturas favorecen el cansancio y la falta de atención al volante, por eso es fundamental que el sistema de climatización funcione perfectamente. En ocasiones, y después de los meses de invierno en los que el aire acondicionado no se suele activar, es posible que presente algún tipo de anomalía.

Otra de las partes a revisar y en caso de desgaste sustituir es el filtro de habitáculo. Muchas veces cuando llega esta época está obstruido. La humedad, el polvo y el polen son sus grandes enemigos. Un filtro sucio puede provocar un mayor consumo además de malos olores y el empañamiento de los cristales.

En Tartiere Auto también nos preocupamos en comprobar el estado de los neumáticos antes de que inicie su escapada de verano. En esta época se incrementan los pinchazos y reventones debido a las altas temperaturas y el rozamiento con el asfalto. Es necesario comprobar que tienen la presión correcta y que el dibujo supera los 1,6 mm como mínimo para evitar estos incómodos imprevistos.

Además debemos asegurarnos de que todos los niveles de líquido están correctos. El aceite debe renovarse cada 10.000 km, el líquido de frenos es necesario reemplazarlo cada dos años, o incluso antes, sin olvidar que debemos de comprobar el estado del gas refrigerante además de la cantidad de líquido limpiaparabrisas.

Otro componente clave en el funcionamiento del motor es la correa de distribución. Si la misma se encuentra en mal estado puede averiar múltiples piezas. Además, puede producir fallos en la combustión y aumentar el consumo de combustible hasta un 20%.

Uno de los sistemas que más sufren con el calor son los frenos, ya que las pastillas actúan por fricción y se someten a temperaturas muy elevadas. Por eso una revisión a tiempo En Tartiere Auto puede salvarnos de un disgusto innecesario.

No son los frenos los únicos con un desgaste considerable. Los amortiguadores son uno de los elementos de suspensión del vehículo más importantes y su degradación produce una disminución de la estabilidad del coche. Deben cambiarse cada 4 años o tras 50.000 o 60.000 km.

Y por último la batería. Es recomendable comprobar su nivel de carga antes de salir de viaje. Es uno de los componentes que más suele fallar y cuando es así probablemente esté completamente descargada.

Esta son las recomendaciones que desde Tartiere Auto queremos hacerle para que realmente su escapada de verano se convierta en un tiempo de disfrute y desconexión y no en una pesadilla.