8 Consejos para conducir con lluvia o mal tiempo

El otoño ha llegado de golpe y la lluvia, el granizo y la nieve han venido para quedarse y estos elementos hacen mucho más complicada la conducción. Debemos extremar la precaución y tener el coche perfectamente preparado para que nuestros desplazamientos no supongan ningún riesgo para nosotros y tengan un final feliz.

conducir-con-lluvia
¿Hay algo que puedas hacer para conducir con malas condiciones climatológicas sin ningún riesgo? Por supuesto que sí, estás son algunas cosas que debes tener en cuenta:

1. Ten tu vehículo preparado

Siempre debemos tener nuestro coche puesto a punto pero con condiciones climatológicas adversas esto es más importante. Debes asegurarte de que tus limpiaparabrisas, frenos, neumáticos y luces están en perfecto estado, incluso te recomendaríamos cambiar tus neumáticos por los de invierno que se agarran mucho mejor a la superficie mojada. Los amortiguadores también son muy importantes para nuestra seguridad así que préstales la atención que merecen.

2. Infórmate del estado de las carreteras

Audi Driving Experience

Si vas a tener que realizar un viaje es importante que antes consultes el estado de las carreteras, puedes hacerlo en la web de la DGT o en el RACC, si las previsiones son muy malas quizá sería bueno que te plantees anular tu viaje. Conducir con las carreteras nevadas por ejemplo, no es una buena idea y corres el riesgo de quedarte atrapado por la nieve.

3. Duplica la distancia de seguridad

Al estar el asfalto mojado nuestros frenos no responden de la misma manera que si la carretera está seca, es algo con lo que debemos de contar así que es mejor dejar más margen al vehículo que llevamos delante por si pegara un frenazo inesperado.

4. Cuidado al frenar

Al hilo del punto anterior, al estar mojada la carretera no agarrará nuestros neumáticos como cuando el asfalto está seco pero hay varias cosas con las que tenemos que tener especial cuidado. Cuando está empezando a llover y la carretera no está mojada del todo, es uno de los momentos más peligrosos y en los que el coche patina más. Lo mismo pasa si frenamos sobre las líneas de la carretera o los pasos de cebra, la pintura con el agua es muy resbaladiza. Ten mucho cuidado con esto.

5. La visibilidad es básica

Parabrisas helado

Tener una buena visibilidad es siempre importante pero en invierno más. Si tu parabrisas está helado, quítale todo el hielo antes de arrancar el vehículo. Además, cuando llega el frío uno de las cosas que más molesta a nuestra conducción es que se empañan los cristales. Enciente el aire acondicionado con el programa especial para desempañar tanto la luna trasera como la delantera, ambas son importantes para nuestra conducción.

6. Seca tus frenos

Cuando hayas pasado sobre un charco o balsa de agua frena repetidas veces con cuidado y muy despacio, de esta manera secarás los frenos que posiblemente se hayan mojado y te aseguras de que estén listos por si te hicieran falta.

7. Conduce con delicadeza

Esto debemos hacerlo siempre pero cuando el firme es más deslizante de lo normal debemos tener más cuidado. Intenta evitar los cambios de carril y adelantamientos así como los giros y frenazos bruscos. Si pasas sobre una balsa de agua reduce la velocidad y agarra fuertemente el volante con las dos manos por si hiciera aquaplaning, te será más sencillo controlar el vehículo.

8. Cuidado con las hojas

Audi otoño

Principalmente en otoño debemos tener cuidado cuando la carretera está llena de hojas, estás, sobre todo si están mojadas, patinan tanto o más que si hubiera un charco. Si tienes que pasar sobre ellas actúa de la misma manera que si te encuentras un charco, reduce la velocidad y agarra fuertemente el volante con las dos manos por si tuvieras que controlar el coche.

Estos son algunos consejos que debemos tener en cuenta a la hora de conducir con lluvia o malas condiciones climatológicas, ¿añadirías alguno?

 

Imágenes: Audi, Pixabay.